{ 13A
Domingo 22 de Septiembre de 2013
NOT IC IAS Voz e Imagen de Oaxaca
noticiasnet .mx
Local
“En las generalidades se esconde la
ineficacia de los planteamientos”
JAVIER CORRAL. SENADOR PAN
E
n una de las primeras reuniones Bicamerales de Legisladores
con la CNTE, en uso de la palabra el Senador Javier Corral
(PAN) mencionó “que con otra Senadora por Querétaro, juntos
habían votado las leyes reglamentarias de
la reforma constitucional al 3o. y 73 en el
periodo extraordinario pasado y hemos
dicho que constituyen dentro de ambi-
güedades, insuficiencias o incluso algu-
nas contradicciones que aquí mismo se
han señalado, como la referencia una ley
que todavía no existe; las hemos votado
a favor.” Continuó “permítanme tratar de
que mi intervención contribuya a la efi-
cacia práctica de esta mesa, cuando a no-
sotros nos invitaron a venir aquí, nuestro
coordinador parlamentario nos dijo que
era importante que estuviéramos en esta
mesa de diálogo; yo hice una pregunta
fundamental ¿Para qué? En serio se abre
con esta mesa de diálogo la posibilidad
de rectificar, mejorar, de corregir, de au-
mentar o se trata de un mecanismo de
validación para administrar la tensión
social que la CNTE a impuesto en la ciu-
dad de México, donde derechos de terce-
ros han sido afectados de manera injusta
por no decir que arbitraria.” Insistió “Yo
pregunté ¿Para qué? Para qué. En serio
se abre un espacio de diálogo para ha-
cer cosas entre nosotros o solo para ad-
ministrar o como dijo un compañero de
Michoacán, una mesa de “cascarita”, de
esas que sirven nada más para “aventar
el balón”. Yo estoy aquí con la convicción
de que el diálogo puede producir no una
retracción y tampoco una justificación de
lo aprobado, sino un mejoramiento.” Les
preguntó “¿Es posible? Si, si es posible
¿Cuál es la fórmula? La fórmula son pro-
puestas puntuales, yo entiendo que ahora
ha habido un planteamiento muy intere-
sante de carácter general sobre la peda-
gogía. ¿Qué hace más eficaz a un modelo
de evaluación de este concepto tan abs-
tracto como la calidad de la educación?
Pero en la medida que haya propuestas
puntuales, el Congreso avanza.” Enfatizó:
“el Congreso nunca ha avanzado, jamás
se ha modificado una decisión soberana
sobre etéreos, ¡nunca lo he visto! y per-
mítame poner por delante mi presencia
en las Cámaras del Congreso en varias
legislaturas. El Congreso nunca ha dado
marcha atrás a una aprobación de una
ley sin propuestas específicas, sin plan-
teamientos puntuales: el 12 es contrario
al 16, el capítulo cuarto es contradictorio
con el octavo, la definición es inconclu-
sa, es etérea, etc. Quisiera decir que esta
mesa tendrá eficacia en la medida en que
las partes seamos concretas, específicas y
puntuales. ¿Se puede regresar el Congre-
so de su reforma constitucional? Yo no lo
creo, ¡yo mismo no lo votaría! Yo en la
Reforma Constitucional no doy un paso
atrás, ah pero si se trata de mejorar los
instrumentos de las leyes reglamentarias,
yo digo entrémosle, pero a partir de pro-
puestas concretas; de lo contrario difícil-
mente el Congreso se va a regresar.”
Los conmino: “a que así como yo pre-
gunté allá a las cúpulas de la Coordina-
ción que me invitaron a participar en
esta reunión ¿Para qué? Es otra engañifa,
es otro foro a que se convoca a todos y
se escuchan unos cuantos y no se le hace
caso a nadie. Yo no voy. Porque yo quiero
cuidar una trayectoria en el parlamento.
Si esta mesa realmente va a modificar y
va a hacer cambios, ¡órale ahí estaremos
nosotros!, pero esa responsabilidad es mu-
tua, es de las dos partes, la disposición del
Congreso de escuchar y la eficacia prácti-
ca de los interlocutores que son capaces
de puntualizar sus posiciones.” Les señaló:
“Yo de entrada agarró el planteamiento de
que la evaluación tiene que responder a
la variedad socioeconómica en la que los
profes se desarrollan, se desempeñan, eso
es de sentido común, no está ahí en la Ley,
no está en el proyecto de la minuta, hay
que incorporarlo.” Insistió “solo avanzare-
mos si tenemos planteamientos concretos,
propuestas específicas; de lo contrario to-
mará éxito, la desesperación del Congre-
so, la presión mediática sobre ustedes y la
idea de que el Estado se debilita ante una
provocación radical que pone en vilo a las
cámaras. No saben las dificultades que
significa andar legislando a salto de mata,
porque nos impidieron entrar al recinto
que es nuestra casa de trabajo, no saben lo
difícil que es trabajar en esas condiciones,
es como si ustedes nos lanzaran al río a
dar clases. O somos eficaces en el dialogo
o nos vamos a perder de nuevo.” Les res-
tregó que “Necesitamos ser un poco prác-
ticos en el sentido de decir: aquí sentimos
que es punitivo, aquí sentimos que no pro-
fesionaliza, aquí no mejora la práctica pro-
fesional, aquí sanciona el desempeño; por-
que nosotros vemos artículos, capítulos y
títulos de la ley.” Hasta aquí lo señalado
por el Senador Javier Corral.
Era el 27 de agosto de este año, a casi un
mes, ahora yo me hago la misma pregunta
¿Para qué? Para qué más de 1 millón 200
mil escolares se tuvieron que quedar sin
clases, para qué se generó un caos en el
DF, para que afectaron los traslados de
cientos de miles de capitalinos a su traba-
jo, estudios y otras actividades; para qué
se tuvo que cercar el Centro Histórico de
la Capital; para qué se gastaron millones
de pesos en salarios de policías; para qué
tuvimos que padecer marchas, bloqueos,
plantones en distintas ciudades del Es-
tado, para qué permanecimos inmóviles
ante normalistas que reprodujeron a la
Sección 22 en sus desmanes, ¡Para qué! Si
las últimas declaraciones confusas dadas
por distintos actores de la sección 22, se-
ñalan que al menos el lunes ¡no regresan!,
presumen que el poco transparente PTEO
será el que prevalezca en el Estado, se mo-
fan de que les pagaran las semanas que no
trabajaron, que les pagaran el bono y que
además va una bolsa millonaria para em-
pezar el PTEO. ¡Para qué! Si del lado ofi-
cial, la información es nula al respecto, ni
lo niegan pero tampoco la afirman. ¡Para
qué se dejo pasar tanto tiempo! si al final
lo pactado resultó lo mismo que se solici-
taba desde que se cuajaba la reforma cons-
titucional a principios de año. ¡Para qué ju-
garon a perder-perder! No cabe duda que
estamos viendo la ineficacia del gobierno
en el tema educativo; al final les hicieron
“manita de puerco” en el DF. Entonces me
preguntó nuevamente ¿Para qué?
Twitter: @acruzpi
La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa
a nadie” Montesquieru... El problema número
uno de cualquier interacción humana que
se da en las organizaciones,
gobiernos, inclusive familias
es el de la comunicación, re-
cientemente es motivo de
cuestionamientos por parte
de profesores principalmente
la “Ley General del Servicio
Profesional Docente”, me voy
a permitir expresar algunos
comentarios, basado en lo que
la ley dice...Para que la comu-
nicación sea eficaz debe ser
precisa, es decir debe utilizar
un “Modelo de precisión”...
El título de la ley es una ge-
neralización, tiene cuatro
objetivos, a saber: I. Regular
el Servicio Profesional Do-
cente en la Educación Básica
y Media Superior. II. Estable-
cer los perfiles, parámetros e
indicadores del Servicio Pro-
fesional Docente. III. Regular
los derechos y obligaciones
derivados del Servicio Profe-
sional Docente y IV. Asegurar
la transparencia y rendición
de cuentas en el Servicio Pro-
fesional... Como se puede leer
lo correcto según yo, sería
nombrar a la ley como “Ley
General del Servicio Profesio-
nal Docente de la Educación
Básica y Media Superior” y
si queremos ser más precisos
añadiríamos “que imparte el
estado”... Como se ve esta ley
deja fuera de su aplicación a la
Educación Superior: UNAM,
Universidades estatales, IPN
en la Educación Superior,
Tecnológicos Federales y des-
centralizados, Universidades
Tecnológicas, Universidades
politécnicas... Se habla de una
“Reforma Educativa”, sin em-
bargo;” en sentido estricto
es la base legal, es decir son
las leyes sobre las que va a
realizarse la reforma educa-
tiva. si vemos la redacción de
esta ley en realidad se acerca
más a una “Reforma Laboral”,
aunque tampoco es estricta-
mente eso, pues harían falta
más temas, trata del ingreso,
promoción, reconocimiento
y permanencia del personal
de estos niveles básico y su-
perior... Lo que antes era un
reglamento de condiciones de
trabajo de los trabajadores al
servicio de la SEP, ahora se
eleva de rango a nivel de Ley
con varias omisiones que trata
el reglamento, es como si los
contratos colectivos de traba-
jo de las Universidades subie-
ran a nivel de ley lo cual no
les permitiría negociaciones
anuales o en tiempo determi-
nado, puesto que requeriría
que se hicieran reformas lega-
les por parte de los congresos
de los estados continuamen-
te... Naturalmente no se toca a
la educación superior por un
aspecto básico, las universi-
dades tiene sus propios con-
tratos colectivos de trabajo y
ese es campo minado porque
también tiene su principio
de autonomía... En la propia
ley se menciona que no será
aplicable a las universidades
y demás instituciones a que
se refiere la fracción VII del
artículo 3º Constitucional, al
Consejo Nacional de Fomento
Educativo y organismos que
presten servicios equivalentes
en las entidades federativas,
ni a los institutos de educa-
ción para los adultos, nacional
y estatales ...Un aspecto que
en lo personal no veo claro es
el referente al de personal de
apoyo y asistencia a la educa-
ción en el que se encuentra el
de servicios y administrativos,
llámense secretarias, oficinis-
tas, intendentes, etc. ¿cómo se
regirá la relación de este per-
sonal con la SEP?, La ley habla
del personal docente y exclu-
ye a los de apoyo. El artículo
3 de la ley dice: “Son sujetos
del Servicio que regula esta
Ley los docentes, el personal
con funciones de dirección y
supervisión en la Federación,
los estados, el Distrito Fede-
ral y municipios, así como los
asesores técnico pedagógicos,
en la Educación Básica y Me-
dia Superior que imparta el
Estado” ¿Y los demás?. ...La
ley en su artículo 4, establece
un glosario de significados de
que es, entre otros: el Perso-
nal con Funciones de Direc-
ción, Personal con Funciones
de Supervisión, Personal Do-
cente, Personal Docente con
Funciones de Asesoría Técni-
co Pedagógicas, no menciona
a los de apoyo... según pude
hablar con uno de los líderes
de los maestros me comentó
que no hay diferenciación y
entran en “el mismo paquete”,
si es así pues que a todos les
den plazas docentes, lo cual
es imposible... Una duda que
me surge al leer la ley es lo
que dice el artículo 22: “En la
Educación Básica y Media Su-
perior el Ingreso a una plaza
docente dará lugar a un Nom-
bramiento Definitivo de base
después de seis meses de ser-
vicios sin nota desfavorable
en su expediente, en térmi-
nos de esta Ley”. En el párra-
fo tres dice “Las Autoridades
Educativas y los Organismos
Descentralizados realizarán
una evaluación al término del
primer año escolar y brinda-
rán los apoyos y programas
pertinentes para fortalecer las
capacidades, conocimientos
y competencias del docente”.
Y complementa: “En caso de
que el personal no atienda
los apoyos y programas pre-
vistos en el tercer párrafo de
este artículo, incumpla con
la obligación de evaluación o
cuando al término del periodo
se identifique su insuficiencia
en el nivel de desempeño de
la función docente, se darán
por terminados los efectos del
Nombramiento, sin responsa-
bilidad para la Autoridad Edu-
cativa o para el Organismo
Descentralizado”... aquí surge
una contradicción, en el pri-
mer párrafo de ese artículo a
los seis meses se da Nombra-
miento definitivo de base y en
el párrafo tres se habla de eva-
luar al término de un año, la
duda: ¿ya que tienen la base?,
me parece incongruente... el
tema da de que comentar más
allá de las fobias y filias con el
movimiento magisterial... No
hay ley perfecta y lo que hoy
es herejía mañana es dogma...
“Todos somos iguales ante la
ley, pero no ante los encar-
gados de aplicarla” Stanislaw
Jerzy Lec... Continuaré con el
tema: sugerencias y comen-
tarios a través de mi correo...
Hasta la próxima
Evaluador del Premio Nacio-
nal de Calidad, ex director del
Tecnológico de Oaxaca.
L
a lucha encabezada por la CNTE ha sido, en primer
lugar, un síntoma más del desastre y la emergencia
nacionales. Al igual que muchos movimientos sociales
del país, la CNTE, con justas razones que el poder
no se tomó la molestia de escuchar para realizar la
reforma educativa, se apoderó de la Ciu-
dad de México. También, y en contradic-
ción con esas razones, la estranguló bajo
el uso irracional de su fuerza movilizado-
ra. Lejos de hacerse escuchar y ganarse la
simpatía ciudadana, su palabra se ha ido
perdiendo llevada por el río de una indig-
nación sin cauce que la propaganda y la
prensa se han encargado de magnificar.
Ajena a una profunda táctica no-violenta,
terminó, bajo la presión del poder, por re-
tirarse del único bastión ganado legítima-
mente: la plancha del Zócalo de la Ciudad
de México.
Ha sido igualmente, y en segundo lugar,
otra expresión de la inoperancia del poder
en su rostro priista, que se ha caracteriza-
do por el desprecio y la lejanía de la vida
ciudadana.
A la administración de Enrique Peña
Nieto, que se ha convertido en un mon-
tón de discursos vacíos e intransigentes
bajo el disfraz de la unidad democrática
del Pacto por México -en realidad una
reedición del asentimiento bovino de la
antigua aplanadora del PRI-, las deman-
das de los maestros nunca le han im-
portado. No ha dejado de oponerles la
sordera del poder y de una reforma edu-
cativa votada a espaldas de la realidad,
de las necesidades del país y de un real
ejercicio de consensos democráticos.
Tampoco le han importado las molestias
causadas por las protestas de la CNTE a
los ciudadanos. Frente a ellas no dejó de
utilizar el disfraz de la democracia y de
la libertad de expresión.
Lo que le ha importado es su imagen. Ob-
nubilada por el mundo de la virtualidad y
del juego mediático, la administración de
Enrique Peña Nieto ha querido gobernar
con un cambio de percepción y no de la
realidad. Contra ésta, que es la violencia,
la impunidad, la injusticia, la fragmenta-
ción, el descontento y el precipicio del
estallido social, ha creído que un discurso
y una imagen de fuerza cambian lo real.
Así, después de tolerar las demandas de
la CNTE que nunca escuchó ni tuvo la in-
tención de negociar; después de destrozar
bajo el estrés, el enojo y la impotencia a
los ciudadanos, amparándose en la tole-
rancia democrática, decidió, para los fes-
tejos de la Independencia, desalojar con el
gobierno del DF a la CNTE de la plancha
del Zócalo.
Su objetivo no fue devolverle al país
su estado de derecho -eso sucede sólo
en el internet de su imaginario y de la
virtualidad de su discurso-, sino conti-
nuar intentado cambiar la percepción.
Obstinada en ello, la administración de
Peña Nieto ha creído que al desalojar el
Zócalo nos demostró la capacidad nego-
ciadora de un Estado fuerte. Ha creído
también que al celebrar el símbolo de-
cimonónico de la Independencia -una
de las fiestas donde el viejo PRI, como
un obsceno pavorreal, alardeaba de su
poder- la preserva. La realidad, que es
concreta y dura, dice, en cambio, que el
Estado no existe porque hasta ahora ha
sido incapaz de garantizar la seguridad,
la paz y la justicia -condiciones funda-
mentales de su existencia real-. Dice
también que la Independencia dejó de
ser bajo el embate del neoliberalismo
y del impulso de las reformas estructu-
rales del peñismo que, orientadas hacia
la subordinación del país a los poderes
globales, incluyendo los del crimen or-
ganizado, continúa la rápida degrada-
ción de la autonomía nacional.
El triunfo del desalojo de la CNTE de
la plancha del Zócalo y la exaltación del
dispendio y el poder que la sustituyó du-
rante el 15 y el 16 de septiembre han sido,
como todo intento de cambiar la percep-
ción sin cambiar la realidad, un triunfo pí-
rrico, una mentira más, un estado de dro-
gadicción imaginaria, una falsedad, una
trampa tan atroz y profunda como la del
delirio alcohólico, cuyos costos se miden
en sufrimientos inmensos. Detrás de ese
sueño virtual, la realidad sigue siendo el
crimen, la destrucción sistemática de los
tejidos sociales, el servilismo ante los po-
deres fácticos del mundo global, la recons-
trucción de un Poder Legislativo bovino y
obediente al garañón de la Presidencia, la
balcanización del país por las fuerzas de
los poderes en disputa, el ensanchamiento
de los abismos sociales, la impunidad, el
sufrimiento y el riesgo cada vez mayor de
estallido social. En síntesis, la retardación
de la catástrofe.
La política de la administración de En-
rique Peña Nieto ha dejado de ser lo que
aparentó al inicio de su gobierno, una me-
diación, para convertirse en la continua-
ción del ejercicio del estado de excepción
donde cada individuo debe asumir, en la
simulación de un cambio de percepción,
su condición de ser subordinado, desecha-
ble, usable por cualquier tipo de poder.
En la realidad, sin embargo, hay un vol-
cán que no encuentra su respiradero y que
bulle incontenible. ¿Sabremos dominar
esa fuerza para orientarla y escapar de las
trampas con las que un poder extraviado
pretende gobernarnos? Ese es el reto que
tenemos para hacer posible la justicia en
un mundo injusto y envenenado por las
desgracias del siglo y sus construcciones
imaginarias.
Además opino que hay que respetar los
Acuerdos de San Andrés, liberar a todos
los zapatistas presos, derruir el Costco-
CM del Casino de la Selva, esclarecer los
crímenes de las asesinadas de Juárez, sa-
car a la Minera San Xavier del Cerro de
San Pedro, liberar a los presos de Atenco,
hacerle juicio político a Ulises Ruiz, cam-
biar la estrategia de seguridad y resarcir a
las víctimas de la guerra de Calderón.
{ CÁPSULAS PARA EL OC IO }
A propósito
de la Reforma
Educativa
GERARDO SILVA SÁNCHEZ
La trampa del desalojo
JAVIER SICILIA
{ ARENA LOCAL }
Yo pregunté: ¿Para qué?
ALEJANDRO SALVADOR CRUZ PIMENTEL
1...,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12 14,15,16,17,18