Jueves, Julio 31, 2014 - 20:41

Emboscan y asesinan a padre e hijo

PEDRO MATÍAS/PROCESO

Un funcionario de Liconsa y su papá fueron emboscados y asesinados en el paraje denominado "Río Guayabal", perteneciente a Magdalena Loxicha, confirmó el fiscal de Puerto Escondido, Antelmo Azariel Ruiz Vásquez.

El atentado en el que fue ejecutado el secretario de Liconsa, Misael López Antonio y su padre Eugenio López Ambrosio, ocurrió este martes 27 de agosto, alrededor de las 20:00 horas, en esa región considerada bastión del Ejército Popular Revolucionario (EPR) que irrumpió el 28 de agosto de 1996.

De acuerdo con las primeras indagatorias, el funcionario de Liconsa y su padre viajaban en su camioneta Nissan color verde, tipo X-Terra, sin placas de circulación, cuando fueron tiroteados; muestra de ello es que el vehículo presenta cuatro impactos de arma de fuego en la puerta trasera de lado izquierdo.

Las autoridades ministeriales informaron que uno de los cuerpos se encontraba frente a la camioneta y el otro aproximadamente a 150 metros hacia atrás, rumbo al puente colgante de Magdalena Loxicha.

Ambos cuerpos fueron identificados por Jacinto López Antonio, hijo de Eugenio López y hermano de Misael López Antonio, quien, trascendió, tenía un año que regresó a Oaxaca después de trabajar en los Estados Unidos.

Cabe mencionar que los dos emboscados eran simpatizantes del Presidente Municipal de San Agustín Loxicha, Oscar Valencia y contrarios al actual Agente Municipal de Magdalena Loxicha, Laurencio López Antonio.

De igual forma es importante resaltar que el 28 de agosto de 1996 hizo su aparición el Ejército Popular Revolucionario en La Crucecita Huatulco, Tlaxiaco y la capital del estado, razón por la que la región de los Loxicha fue calificada por el gobierno de Ernesto Zedillo y Diódoro Carrasco, como el bastión del grupo insurrecto.

El dirigente de la Organización de Pueblos Indígenas Zapotecos (OPIZ), Juan Sosa Maldonado, denunció que a 17 años de iniciada la represión en la región de los Loxicha, siguen las ejecuciones extrajudiciales, las cuales suman más de 150 indígenas zapotecos asesinados.

El ex preso político acusado de pertenecer al EPR también resaltó que como resultado de esa represión siguen presos 8 indígenas zapotecos sentenciados a penas que van de 20 a 31 años de prisión por delitos del fuero federal, entre los que se encuentran los profesores Agustín Luna Valencia y Fortino Enríquez Hernández, quienes eran presidente y síndico municipales, respectivamente.

Relacionado