Wednesday, September 17, 2014 - 04:32

Feria de Acala 2011 será recinto de cultura y tradición

Acala es una ciudad de coloridas fachadas, techos de tejas y calles donde los carros circulan al paso de las carretas jaladas por corceles; es medio día y de alguna ventana de madera se asoma una viejecilla, parece observar el ir y venir de los hombres y mujeres que preparan una fiesta, la feria anual de la ciudad de los faroles.

El parque está rodeado por altas palmeras y árboles que no rebasan los tres metros de altura. Alrededor, la iglesia en honor al santo patrono San Pablo, quien fue soldado romano y se convirtió al cristianismo -causa por la que fue asesinado y canonizado- y la presidencia municipal, en cuyo atrio, el alcalde, Jesús Narcia Coello, atiende al pueblo en una audiencia pública.

Para llegar al kiosco es necesario rodear los juegos mecánicos –ruedas de la fortuna, coches chocones y caballitos- que en las noches próximas divertirán a los niños; sobre esa plaza, en el centro de la ciudad, durante la feria serán colocados cinco pabellones, recintos culturales, donde el ayuntamiento y el patronato organizador de la feria expondrán las principales tradiciones y costumbres de los acaltecos.

ORGANIZADA Y LEJOS DEL ALCOHOL

—Esa área será ocupada por los vendedores de dulces tradicionales; esta otra es exclusiva de los artesanos, nuestros paisanos faroleros; por allá, cerca de la presidencia, colocaremos el escenario donde actuarán cantantes y allá se realizarán las exhibiciones deportivas.

Desde lo alto del kiosco, Alter Amilcar Rosales, director de la Casa de la Cultura de Acala, parece dibujar con las manos la forma en que estará integrada la feria, desde su inauguración el 22 de enero, hasta su clausura el cinco de febrero del año en curso.

Luego de ser maestro de primaria durante 30 años, Amilcar dice sentirse orgulloso de fomentar y preservar las tradiciones de su municipio, y poder darle a la fiesta un perfil distinto al de años anteriores cuando el mayor atractivo era la venta de alcohol. No, la de 2011 “será vasta de cultura, y un lugar perfecto para la convivencia familiar”; por ello, los expendios de vinos y licores, serán situados lejos del centro.

LOS PABELLONES

La estrategia del director fue colocar los pabellones en el parque, para que los visitantes de la feria inevitablemente pasen por ellos. El primero exhibirá los trajes típicos de Acala y su significado etimológico, “vestimentas que en la actualidad sólo algunos ancianos lucen, debido a la influencia de modas urbanas a través de la tecnología”.

El segundo será de gastronomía típica de la región: mole con pollo, barbacoa de res, cochito, puerco entomatado con arroz, pollo horneado, chanfaina, chipilín con bolita y tasajo; y panecillos: nuegados, caballitos, suspiros, obleas, gaznates y hojaldras.

El pabellón de ofrendas será un altar especial al santo patrono; lo integrarán veladoras y enrames o somés hechos con panes, flores y frutas que llevarán los lugareños para agradecer las buenas cosechas del año, pues es bien sabido que, por estar al margen del Río Grijalva, Acala es rico en la producción de frutas como el coco, el limón y la sandía.

El de la pirotecnia es un pabellón donde los visitantes podrán observar, en escala, los fuegos artificiales que cada noche de la feria engalanarán el cielo: castillos, bombas toritos, entre otros.

El más importante será el pabellón de las tradiciones. Que albergará el ensamble cultural de danzantes, acaltecos disfrazados de parachicos, tiburones, chuntá, diablos y calacas, que cada año, al ritmo de tambor y pito, acompañan a San Pablo en su procesión por los diferentes barrios del municipio, hasta la iglesia.

DEPORTE Y BAILE

Esta es la primera vez que serán instalados los pabellones en el marco de la feria, mismo que también es compuesto por eventos deportivos y artísticos, entre los que destacan competencias de canoas, fútbol, tae kwan do y atletismo; además se presentarán diferentes grupos musicales como Duros de Durango, Trono de México y Majestad de la Sierra,

Este medio día, los hombres y mujeres pasan con enormes faroles – de casi medio metro- en forma de estrellas, lunas, soles y casas, productos de las manos mágicas de los artesanos de Acala, y que servirán para adornar la fiesta de esta ciudad de chiapanecas, de casas multicolores y techos de tejas, más antigua, dice el maestro, que la de Chiapa de Corzo, con la cual comparte, “sin recelos”, tradiciones y costumbres ancestrales.

ITZEL GRAJALES/NOTICIAS

Foto: MARGARITA SOLÓRZANO

 

Relacionado

La Feria

La Feria

Tía Beatriz fue una dama intachable, católica de ruborizar al Santo