Sunday, November 23, 2014 - 20:30

206 Aniversario del natalicio de don Benito Juárez

Guelatao de Juárez, Oax.- “Don Benito Juárez fue el gran constructor de la Nación y defensor de la República, pero los gobiernos, los políticos, han traicionado sus ideales, sobre todo los panistas”, se queja Doña Margarita García Juárez , la última descendiente viva en línea directa del Benemérito de las Américas.

De pocas palabras, la mujer, de 64 años de edad, sobrina tataranieta del prócer en sexta generación, dice que su tío forjó los cimientos del Estado mexicano porque se forjaron las libertades públicas y los derechos ciudadanos.

“Fue un gran hombre, él que construyó nuestro México, pero desafortunadamente sus ideales liberales, sus ideales democráticos han quedado en el olvido”, afirma.

Sostiene que si bien el PAN en el poder reivindica el pensamiento de Benito Juárez, “el discurso es falso” porque no solamente retiraron su retrato del Palacio Nacional sino también “han confundido la política con la religión”.

“Han traicionado su pensamiento; (los panistas) están acabando sobre todo con el estado laico por el que tanto luchó Don Benito. Vamos para atrás”, insiste.

Pero ---subraya---, también los priístas traicionaron los ideales juaristas, pues si bien se dicen liberales, han utilizado la imagen para fines proselitistas y sobre todo, “han incurrido en deshonestidad y corrupción”.

“Los priístas se dicen juaristas, pero la realidad es otra”, recalca.

---Entonces, ¿es justa aquella frase de Juárez ‘malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos los traicionan’?

---Si, es justa, les queda a todos. Los gobernantes, los políticos, deben trabajar con honestidad y servir al pueblo, si es que realmente quieren seguir el ideal de Juárez.

Destaca que el mejor homenaje de los gobernantes y los políticos al Patricio es avanzar en la consolidación de la democracia en México y en el respeto al Estado de Derecho, así como profundizar en la igualdad social.

“(El país) necesita igualdad, menos pobres, paz y progreso”, añade.

La profesora jubilada de educación primaria, dice que el Estado mexicano también requiere cumplir con Guelatao y no solamente acordarse del pueblo el 21 de marzo o el 18 de julio, fechas de nacimiento y fallecimiento de Juárez.

TRABAJO, PRIORIDAD EN GUELATAO

“(En el pueblo) ya tenemos los principales servicio, como agua potable, drenaje y energía eléctrica, pero lo que nos hace falta es trabajo. Necesitamos que se apoye al campo porque mucha gente ha emigrado a la ciudad (de Oaxaca), a otros estados y hasta Estados Unidos. Eso sería en verdad honrar a Benito Juárez, pues después (de esas fechas) nadie se acuerda de Guelatao”, termina.

ÚLTIMA JUARISTA EN LÍNEA DIRECTA

Margarita García Juárez, se ha convertido en la última descendiente directa con vida del Coloso de Guelatao, ante la reciente muerte de Gilberto Ramírez Juárez, hijo de María Juárez López, tataranieta del restaurador de la República.

“Sin lugar a dudas es un gran orgullo para mí; es una gran satisfacción llevar el apellido Juárez, pero lo malo es que cuando muera ya no habrá Juárez de línea directa. Mis hijos ya no llevan el apellido desafortunadamente”, cuenta.

Hija de Consuelo Juárez Santiago, sobrina tataranieta en quinta generación de gran parecido con el Benemérito de las Américas, recuerda su infancia y la fidelidad de su madre por el héroe serrano.

“Siempre mi mamá nos habló de la grandeza de Don Benito; cada 21 de marzo o 18 de julio, venía (al lugar donde nació) a traerle flores. Se levantaba tempranito para llegar”, añade.

De joven, fue invitada a participar en la filmación de la película el “Joven Juárez”, en 1954, por su parentesco con el Benemérito de las Américas.

“A mí y otros paisanos nos invitaron a la película; aparezco por ahí, un ratito, con Benito de niño. Fue bonita esa experiencia, sobre todo porque la película fue de Juárez”.

Registrada como Margarita, en honor a Doña Margarita Maza Parada, esposa del indígena zapoteco, dice que ha inculcado el pensamiento juarista a sus hijos y nietos para que en la familia se siga el ejemplo.

“Mis hijos y nietos se sienten orgullosos (del parentesco) porque aunque no llevan el apellido, tienen la sangre juarista. Les he pedido que no se olviden de sus ideales. Ojalá todos los guelatenses, los serranos, los oaxaqueños y los mexicanos de las nuevas generaciones, lean, conozcan la vida y obra de Juárez”, asienta.

“(El país) necesita igualdad, menos pobres, paz y progreso”:

Margarita García Juárez, sobrina tataranieta de Benito Juárez García

EL ÁRBOL GENEALÓGICO

Toda la descendencia de Benito Juárez García parte de que se casó a los 37 años de edad, en el año de 1843, con Margarita Maza, con quien tuvo a Manuela, Felícitas, Margarita, Guadalupe, Soledad, Amada, Benito, María de Jesús, Josefa, José, Gerónima y Antonio.

Un padre responsable

La historiadora Josefina Zoraida Vázquez, autora del libro Juárez el republicano, editado por la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, para conmemorar el bicentenario del natalicio del Benemérito de las Américas, señala que “don Benito había convivido con Juana Rosa Chagoya con quien había procreado dos hijos, pero muerta ésta, el 31 de julio de 1843, contrajo matrimonio con Margarita Maza, hija adoptiva del antiguo patrón de su hermana”.

Juárez procuró ser un buen esposo y padre de familia, según lo confirman sus descendientes, ya que aseguran nunca descuidó a la familia, a pesar de que por mucho tiempo se vio obligado a permanecer lejos de sus seres queridos.

Confirman que Juárez se encargaba de los más mínimos detalles, como pedirle a su amigo Pedro Santacilia que les dijera a sus hijos que se cepillaran los dientes. Sus planteamientos era los de un padre preocupado por la situación, según se puede leer en el texto realizado por la historiadora, Premio Nacional de Ciencias y Artes: “Cuide mucho de que ni él (su hijo Pepe), ni sus hermanas, se impregnen de las preocupaciones que proceden de las prácticas supersticiosas... que las muchachas bailen, les hará más provecho que rezar y darse de golpes de pecho”.

Juárez estuvo al pendiente de que sus hijas se casaran con buenos hombres, incluso uno de sus yernos fue su secretario particular y gran amigo Santacilia.

La vida de este hombre que al morir (a los 66 años) se convertiría en un gran mito, comenzó a decaer al desaparecer su esposa, Margarita Maza, el 2 de enero de 1871.

Un año más tarde, en medio de la inestabilidad política del país, Juárez dejó de existir el 18 de julio de 1872, víctima de un ataque al corazón.

“Cuide mucho de que ni él (su hijo Pepe), ni sus hermanas, se impregnen de las preocupaciones que proceden de las prácticas supersticiosas... que las muchachas bailen, les hará más provecho que rezar y darse de golpes de pecho”:

Solicitud de Benito Juárez a su amigo Pedro Santacilia

Texto y fotos: OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO

Relacionado