Sábado, Octubre 25, 2014 - 13:58

Oaxaca, vulnerable a 30 de 32 tipos de desastres

Oaxaca, Oax.- "Cada vez que sufrimos un desastre, solemos culpar a la naturaleza. Rara vez pensamos en los actos humanos que aumentan los riesgos y transforman un peligro en catástrofe" . Es la apreciación del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, en ocasión del Día Internacional para la Reducción de Desastres.

 

 

  • Sequías, deslaves, inundaciones, incendios, sismos, heladas, en el 'catálogo' de amenazas

 

 

Y en Oaxaca podría haber muchos pretextos para culpar a otros de la falta de prevención. De acuerdo con el Instituto Estatal de Protección Civil (IEPC), en la entidad ocurren 30 de los 32 tipos de fenómenos perturbadores catalogados.

Las de mayor riesgo para el territorio estatal son los tsunamis y los sismos; los únicos que no impactan a Oaxaca son las nevadas extremas y el vulcanismo.

 

 CAMBIO CLIMÁTICO

La delegación de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, alerta que el cambio climático impacta severamente en el hábitat, lo que trae desequilibrios en diversas regiones de la entidad. Refiere que con base en estudios, entre 2020 y 2050 podrían presentarse periodos extremos y caóticos.

En Oaxaca podría ocurrir un mayor número de casos de deslizamientos de tierras, inundaciones, precipitaciones pluviales intensas y sequías prolongadas, entre otros.

Corrobora que las zonas que resentirían con mayor severidad los impactos son las costas, pues al incrementarse el nivel del mar ocurriría no sólo la desaparición zonas urbanas, sino también el deterioro del entorno natural de las especies.

Otro fenómeno que acelerará las condiciones para eventuales desastres, son la creciente polución en las metrópolis, con lo que se incrementarían las temperaturas, lo que a su vez traería otras consecuencias. Refiere que la instancia a nivel nacional trabaja en diversas estrategias para tomar acciones preventivas a fin de mitigar los daños.

 

BOSQUES, EN PELIGRO

Por su parte, según la oficina regional de la Comisión Nacional Forestal, aunque no hay estudios específicos sobre el impacto del cambio climático en Oaxaca, se ha podido apreciar que las condiciones extremas, como las que se presentaron en la Cuenca del Papaloapan durante la última semana de mayo de 2011, tales como temperatura superior a los 40 grados centígrados, los vientos dominantes sur-sureste, la humedad relativa baja, la precipitación previa nula o muy baja, sumadas a la realización de quemas agrícolas sin las precauciones necesarias, provocaron serias afectaciones por incendios forestales.

Refiere que este año se presentaron 329 conflagraciones en la entidad, que dejaron afectaciones en 18 mil 165 hectáreas. Por otra parte, se estima que el cambio climático aumentará la probabilidad del establecimiento de plagas en nuevas ubicaciones.

 

CULPAR A OTROS

El director del Protección Civil estatal, Manuel Maza Sánchez, externa la preocupación ante los riesgos geológicos e hidrometeorológicos para la entidad. "Conocemos bien las etapas de los fenómenos, son cíclicos; lluvias, inundaciones, frío, nevadas o granizadas, incendios forestales. Pero pese a que los conocemos, no tomamos las medidas preventivas desde el hogar", dice.

Añade que las zonas de mayor peligro para un desastre de ese tipo la Costa y el Istmo, por los tsunamis, que originan mayores afectaciones que el sismo en sí. Además, está latente en Salina Cruz un desastre de origen químico, por la presencia de la planta de refinación de Pemex.

Recalca que la prevención ante los desastres provocados por la naturaleza o la mano del hombre es mayormente responsabilidad de la sociedad, que desde el hogar, escuela o centro de trabajo, puede implementar diversas medidas.

"Lo común es culpar al gobierno de todos los desastres, pero no nos ponemos a pensar que mucha de la culpa la tenemos los ciudadanos", refiere.

 

CULTURA INCIPIENTE

Maza Sánchez añade que en los niños se comienza a forjar una cultura de la prevención en materia de protección civil, la dificultad se presenta en los adultos, que presentan resistencias para adquirir conocimientos acerca del tema.

Reconoce que pese a que la ley obliga a los ayuntamientos de Oaxaca a contar con instancias de protección civil, apenas 220 de 570 municipios cuentan con comités municipales. "Y la situación se complica en municipios del régimen de Usos y Costumbres, que cambian cada año o cada dos años a sus autoridades, y hay que efectuar de nuevo la capacitación.

"A la autoridad le preocupa que el ciudadano aun no sepa cómo actuar en alguna situación de destre, estamos trabajando para tener una mejor organización y no dejarle todo el trabajo al gobierno del estado; la protección civil es absolutamente responsabilidad de todos", termina, al manifestar que Oaxaca requiere de una escuela de capacitación en protección civil.

 

MITLATONGO, LA HERIDA

En este 2011, los incendios forestales no tuvieron mayor impacto que en años anteriores en los bosques oaxaqueños. De acuerdo con la gerencia regional de la Comisión Nacional Forestal se registraron 329 conflagraciones, un número menor a años anteriores.

En tanto, al momento la temporada pluvial no ha ocasionado mayores daños más que inundaciones y desbordamiento de ríos, principalmente en los Valles Centrales, a principios de septiembre.

No obstante, la tragedia ocurrió en Santa Cruz y Santiago Mitlatongo, dos localidades de la Mixteca donde se presentaron deslizamientos de tierras y el surgimiento de grietas, desde la madrugada del 5 de septiembre, lo que provocó que fueran abandonadas las dos comunidades.

 

TIPOS DE FENÓMENOS

Riesgos geológicos: sismos, erupciones y emisiones volcánicas, tsunamis, inestabilidad de laderas, hundimiento regional y local, agrietamiento de terreno

Riesgos hidrometeorológicos: Huracanes (ciclones tropicales), inundaciones, tormentas de granizo, heladas y nevadas, marea de tormenta, vientos, sequías, erosión, precipitación

Riesgos químicos-tecnológicos: Derrames, explosiones, fugas tóxicas y radiaciones; almacenamiento y transporte de sustancias peligrosas, incendios y residuos peligrosos

Riesgos sanitarios-ecológicos: Epidemias o plagas y contaminación del aire, agua, suelos y alimentos

Riesgos socio-organizativos: En grandes concentraciones y en movimientos masivos

 

LA ADVERTENCIA

"La vulnerabilidad a los desastres aumenta a un ritmo mucho mayor que la capacidad de superarlos.[...] La reducción de los riesgos de desastres debe pasar a ser, para todos nosotros, una preocupación y una causa permanentes. Invirtamos hoy en un futuro más seguro". Mensaje del secretario General de la ONU en ocasión de la fecha.

 

LA CONMEMORACIÓN

De acuerdo con la ONU, a través de la resolución 44/236 (22 de diciembre de 1989), la Asamblea General designó el segundo miércoles de octubre como Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, fecha que fue observada anualmente durante el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales desde 1990 hasta 1999.

En 2001, la Asamblea General decidió seguir observando el segundo miércoles de octubre de cada año, el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (resolución 56/195, de 21 de diciembre de 2001) como medio de promover una cultura mundial de reducción de los desastres naturales, que comprenda prevenirlos, mitigarlos y estar preparados para ellos.

En 2009, la Asamblea General decidió designar el 13 de octubre como fecha para conmemorar el Día y cambia su nombre a Día Internacional para la Reducción de los Desastres (resolución 64/200, de fecha 21 de diciembre de 2009).

 

CARTA DE LOS NIÑOS PARA LA REDUCCIÓN DE RIESGOS DE DESASTRES:

* Las escuelas deben ser seguras - la educación debe ser continua.

* La protección del niño debe ser una prioridad, antes, durante y después de un desastre.

* Los niños y los jóvenes tienen derecho a participar y tener acceso a la información que necesitan.

* La infraestructura de la comunidad debe ser segura, y el socorro y la reconstrucción deben ayudar a reducir el riesgo de futuros desastres.

* La reducción de riesgos de desastres debe llegar a los más vulnerables.

 

 

ISMAEL GARCÍA M.

 

Relacionado