Wednesday, October 22, 2014 - 12:02

Presbíteros de la Cañada cierran filas en defensa de sacerdote de Teutila

REYNALDO BRACAMONTES

En un escrito, cinco sacerdotes cerraron filas en defensa de su compañero Santiago López Cruz, señalado por las autoridades de Santa María Tlalixtac, Cuicatlán, de inmiscuirse en asuntos políticos y de generar supuesta división en la comunidad. 

Eugenio Cardolini, Guillermo Gordillo, Álvaro Gómez y José Martínez Mendoza, párrocos de Concepción Pápalo, Teotitlán de Flores Magón, San Juan Bautista Cuicatlán y Chiquihuitlán, desmintieron las acusaciones de Enrique Krassel Cancino y Oliverio Cancino Zúñiga, presidente y secretario municipal de Santa María Tlalixtac, respectivamente.

A la defensa de Santiago López Cruz, se sumaron igualmente Gualterio Guzmán González, Clicerio Matías y Fortunato Valencia, edil, síndico municipal y regidor de Hacienda de San Andrés Teotilálpam.

En respuesta a las autoridades municipales de Santa María Tlalixtac, que exigen al arzobispo José Luis Chávez Botello,  la remoción inmediata de López Cruz, los firmantes aseguran que éste solamente realiza actividades relacionadas con la fe católica.

Es falso que se inmiscuya en asuntos políticos y por lo mismo votan por su permanencia en la sede parroquial de San Pedro Teutila. 

En otro escrito, Raymundo Andrés Paz y Leonardo Pereda, ediles de San Pedro Teutila y San Francisco Chapulapa, respaldan igualmente la conducta y la labor pastoral de Santiago López Cruz.

Recuerdan que el 27 de enero también solicitaron su expulsión mediante un escrito pero con firmas apócrifas.

El domingo pasado, autoridades municipales de Santa María Tlalixtac, Cuicatlán, demandaron la intervención inmediata del arzobispo José Luis Chávez Botello, ante lo que consideraron una abierta división impulsada por el sacerdote Santiago López Cruz, que está apunto de generar un enfrentamiento entre habitantes de la comunidad.  

Según Enrique Krassel Cancino y Oliverio Cancino Zúñiga, presidente y secretario municipal, el sacerdote, en alianza con un grupo de priistas, cercó una calle adyacente al templo católico, dejando incomunicadas a más de 12 familias, y con ello genera un serio problema que puede terminar en un enfrentamiento. 

Relacionado