Jueves, Agosto 21, 2014 - 20:57

Capilla histórica, en el panteón del olvido

ISMAEL GARCÍA MORALES/FOTOS: ALEJANDRO AQUINO

SANTA CRUZ XOXOCOTLÁN.- Es una iglesia colonial dentro del panteón antiguo, y está en el olvido. El camposanto principal ubicado en el centro de este municipio, cuenta con una antigua construcción en ruinas, de la que el Instituto Nacional de Antropología e Historia ya se olvidó.

"Nadie le hace caso. Hace mucho tiempo venían los del INAH y tenían interés en rescatarla, pero ahora ya ni se acuerdan", dice don Bernardo Aquino, un vecino que pasa frente a la edificación.

ATRACTIVO TURÍSTICO

Pero la capilla de San Sebastián, construida en el siglo XVI, se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más de este municipio, ubicado a escasos cinco kilómetros al suroeste de la ciudad de Oaxaca.

Ambos espacios albergarán, dentro de 15 días, a miles de personas que acudirán a este sitio, uno de los más emblemáticos de Oaxaca, por la conmemoración del Día de Muertos y Todos Santos.

De acuerdo con datos históricos del ayuntamiento, la construcción data de entre 1535 y 1555 y se considera la primera iglesia católica en este municipio, conurbado a la capital.

Indican que debido a los temblores de 1602 y de 1603, habría sido reedificado, para ser dedicado a San Sebastián Mártir, el 8 de mayo de 1657.

UN NUEVO TEMPLO

Relatan que nuevos movimientos telúricos lo dañaron de nueva cuenta, por lo que los pobladores y las autoridades eclesiásticas decidieron construir un nuevo templo, hoy de Santa Elena de la Cruz, que se ubica frente al palacio municipal.

Desde hace más de tres décadas, el panteón ubicado en Mártires de Tacubaya esquina con Melchor Ocampo quedó en desuso, al construir uno nuevo unas cuatro cuadras al oeste, entre las calles calzada De los Deportes, Genaro V. Vásquez y Moctezuma.

DOBLE EXPERIENCIA

Quien ha vivido las dos etapas de los camposantos es don Enrique Benítez Sebastián. Hombre de 76 años de edad, labora en la parte norte del nuevo panteón, efectuando trabajos de limpieza.

"Estuve seis años trabajando en el de San Sebastián. He visto de todo, pero principalmente la gran carga de trabajo que tenemos en cada festividad del Día de Muertos", explica en entrevista.

Añade que el antiguo sitio donde se enterraban los muertos, prácticamente se convirtió en un museo, pues incluso muchos cuerpos tuvieron que ser trasladados al nuevo panteón, que ahora ya presenta también saturación.

DIEZ AÑOS EN LOS PANTEONES

No cree en "almas en pena" ni apariciones ni muertos que caminan ni ruidos extraños, pese a que tiene 17 años de trabajador del ayuntamiento y cerca de una década asignado a los camposantos.

"Yo, lo que hago al salir de mi casa y al llegar acá, es rezarle a Dios; me encomiendo a Él y a los santos difuntos; les pido permiso para hacer mi trabajo y ya", refiere.

Cuenta la vivencia de algunas de sus compañeras: "Dicen que hace unos días vieron cruzar por aquí (el nuevo panteón, "Mitlancíhuatl") a una figura blanca, que caminaba entre los sepulcros, se les enchinó la piel, ¡se asustaron!"

CAMPOSANTOS LIMPIOS

Los dos panteones, el "viejo" y el "nuevo", son tradicionalmente visitados, debido a las costumbres antiguas de guardar memoria a los antepasados. Ambos lucen limpios y por ahora sin ningún movimiento de preparación para las festividades.

La noche del 31 de octubre y la madrugada del 1 de noviembre son de velada a quienes partieron al más allá. Miles de almas atiborran calles y calzadas y veredas de la población.

"No cabe ni un alma", dice don Enrique, quien relata que por esos días no se dan abasto para mantener limpio.

"Empezamos a las siete de la mañana y vamos terminando como a la una o dos de la madrugada, pero qué le vamos a hacer, ese es nuestro trabajo. Ir y venir, levantar la basura, llenar los tinacos de agua, ver que no haya desorden, limpiar aquí y limpiar allá", relata.

Los dos camposantos están listos, para recibir a propios y visitantes. Los xoxeños, siempre hospitalarios, también.

"¿Conocen el 'platatanal'? No me digan que no. Los invito a mi casa, en la calle Libertad número uno, ustedes van a ser mis invitados especiales, van a ver qué rica comida", termina don Enrique.

La festividad

El 31 de octubre es la fecha de la actividad colectiva más concurrida, toda vez que cada familia va obteniendo variados objetos y adornos para colocarle la ofrenda a sus muertos y para ello se dedican por varias horas a la elaboración de un altar que colocan de la siguiente manera:

En una mesa ponen frutas, tales como: manzanas criollas, nuez, cacahuate, tejocote, calabaza en conserva y jícama; se adorna con flor de Cempasúchitl, flor de "panalito", así como flores de borla o "cresta de gallo"; también colocan en tazas criollas el tradicional chocolate, pan de yema, platatamal, mole y el mezcal servido en jícaras (morro) o tubos de carrizo.

Una vez llegada la noche, el caer de la oscuridad marca el inicio de la velada, en la que familias enteras se dan cita en los camposantos para encender velas, veladoras, copal, incienso y flores, objetos necesarios para acompañar a sus fieles difuntos, permaneciendo en el panteón con mucha devoción y respeto, hasta el amanecer.

Como acompañamiento, se platica, se escucha música y se rezan los tradicionales responsos (oraciones). La actividad culmina entre las cinco y seis de la mañana.

Fuente: Ayuntamiento de Xoxocotlán

Santa Cruz Xoxocotlán

77,833 habitantes

(Censo 2010)

LOS PANTEONES

San Sebastián (viejo)

Mártires de Tacubaya y Melchor Ocampo

"Mitlancíhuatl" (nuevo)

Calzada De los Deportes, Genaro V. Vásquez y Moctezuma

En el panteón nuevo "Mitlancíhuatl"

Primera Sección: 1,278 tumbas

Segunda Sección: 1,768 espacios

Trabajadores: 78

En el panteón viejo San Sebastián:

888 tumbas

Trabajadores: 1

Relacionado