Wednesday, October 1, 2014 - 09:14

Levantan a taxista

ESTEBAN MARCIAL

Numeralia

1 Taxista fue levantado el domingo


1 Secuestro, el móvil de la desaparición


20 De noviembre ocurrió el secuestro


1 Estudiante fue secuestrado y asesinado


20 Años, edad de la joven víctima


21 De noviembre, localizan el auto que conducía


4 De diciembre, localizan el cuerpo del joven

Un taxista, que estaría relacionado con el secuestro y ejecución del estudiante universitario Saúl Soto Solís, fue "levantado" por sujetos desconocidos que lo interceptaron en Santa María El Tule.

De acuerdo con reportes de las corporaciones policiales, el hecho ocurrió la noche del domingo pasado, en la avenida principal de esa población, precisamente frente a la taquería "El Machín", donde quedó abandonado el vehículo de alquiler.

Al presentarse al lugar, los policías confirmaron que en esa avenida se encontraba el taxi del sitio Santo Domingo Tomaltepec con placas 6147-SJF y número económico 5534, el cual estaba abierto y con las llaves del encendido pegadas al switch.

FUE LEVANTADO

Al interrogar a las personas que se encontraban en ese lugar, informaron que minutos antes, el taxista arribó al lugar y trató de introducirse a la taquería, ya que al parecer había descubierto que era seguido.

Y al tratar de ingresar, dejó en ese lugar un teléfono y otros documentos, paran enseguida ser sometido por varios sujetos, quienes lo subieron a otro vehículo de color oscuro y escaparon con rumbo desconocido.

Pese al operativo implementado en la zona, la policía no logró la detención de los sujetos y hasta anoche, se desconocía el paradero del taxista.

RELACIONADO CON SECUESTRO Y EJECUCIÓN

De inmediato, policías de las diversas áreas de investigación arribaron al lugar y aseguraron el teléfono celular y los demás objetos abandonados en el lugar.

Y al ver la lista de contactos, descubrieron que se trataba de un teléfono celular que ya rastreaban y que presuntamente pertenecía al joven Saúl Soto Solís.

Debido a ello, la policía presume que el taxista, estaría relacionado con el secuestro del estudiante universitario.

EL SECUESTRO

El joven Saúl Soto Solís, de 19 años de edad, fue secuestrado la noche del 20 de noviembre de 2012, cuando conducía su vehículo Volkswagen Jetta con placas TXR-7543 en esa misma jurisdicción de Santa María El Tule, al regresar de dejar a su novia.

Y al día siguiente, el vehículo fue localizado abandonado en la comunidad de Güendulain en los límites con Rojas de Cuauhtémoc, Tlacolula, el cual presentaba diversas manchas hemáticas.

HALLAN EL CADÁVER

La tarde del martes 4 de diciembre de 2012, el síndico municipal de Tlalixtac de Cabrera, Ezequiel Lázaro, alertó a la policía sobre el hallazgo de un cadáver a la orilla de la carretera federal 175, que comunica a Tuxtepec.

El funcionario dijo que desde tres días antes, habían recibido llamadas anónimas que los alertaban sobre la presencia del cadáver, sin embargo, no lo habían localizado.

El martes, luego de una búsqueda minuciosa, arribaron al paraje conocido como "El Potrero", a un kilómetro del crucero con la carretera a San Andrés Huayapam, y descubrieron el cadáver.

Por ello, el fiscal de la Subprocuraduría para la Atención de Delitos de Alto Impacto (SADAI), de la Procuraduría General de Justicia del Estado, junto con peritos en diversas especialidades, se presentó al lugar para iniciar con las diligencias de ley.

Al revisar el cuerpo, descubrieron que presentaba una impresionante lesión en el cráneo, la cual presuntamente le fue provocada con una piedra.

Tras observar el cadáver, los policías sospecharon que se trataba del cuerpo del estudiante secuestrado, por lo cual se comunicaron con sus familiares para que se trasladaran al lugar.

A su arribo, éstos confirmaron que se trataba del joven, mismos que pidieron se investigara la identidad del o los responsables, a fin de ser castigados.

El cuerpo del estudiante de la Licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Anáhuac, Saúl Soto Solís, fue reclamado por sus familiares, a fin de darle cristiana sepultura, mientras que la policía continuaba con la investigación.

REINICIA INVESTIGACIÓN

Tras el aseguramiento del teléfono y otros objetos que presuntamente pertenecieron al joven secuestrado, la policía retomó la investigación, a fin de esclarecer el caso.

Relacionado