Miércoles, Julio 30, 2014 - 16:15

Se pudren mangueros; 50% de los predios, inundados

Quiebra Bárbara cultivos de mango

OCTAVIO VÉLEZ ASCENCIO/Fotos: MARIO JIMÉNEZ LEYVA, Enviados

CHAHUITES, Oax.- A más de 15 días del paso del huracán “Bárbara”, cientos de hectáreas de mango Ataulfo, Tommy y Oro, la mayoría de exportación, permanecen inundadas y hieden por el estancamiento y la pudrición de miles de frutos tirados por el viento.

“Fue un desastre y ahora una tragedia”, afirmó el secretario general de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Julio César Urbieta Salinas.

A orillas de la Carretera Internacional “Cristóbal Colón” o Panamericana, así como en los caminos cosecheros, se avistan decenas de los sembradíos y el mango caído entre el agua tanto en esta municipalidad, como en Santa María Tapanatepec, Santo Domingo Zanatepec, Reforma de Pineda y San Francisco Ixhuatán.

“Hubo mucha lluvia y vientos de hasta 120 kilómetros por hora, con rachas de hasta 140; se nos inundaron muchas huertas y nos tiró mucho mango que estaba en la última fase para cortarse. Varios árboles también nos echó abajo”, señaló.

Si bien el mango tirado se puede recoger, no puede ser comercializado en el mercado internacional o nacional porque se pone negro por dentro y se agusana por el golpe en la tierra.

“Ese mango, ya no tiene mercado; es una pérdida total. Nadie los va a querer comprar”, indicó.

Al menos el 50 por ciento de las 12 mil hectáreas dedicadas a la producción de mango en estas cinco municipalidades de la zona oriente del Istmo de Tehuantepec, presentan inundaciones y pérdida del producto.

“Es probable que los daños sean en la mitad, más o menos seis mil hectáreas; aquí en Chahuites, como dos mil 500 están afectadas”, señaló.

Según las estimaciones de los productores, los daños causados por “Bárbara” alcanzarán pérdidas millonarias en todos los municipios mangueros.

“Cada árbol produce siete cajas, cada hectárea de 60 árboles 360 cajas; es decir siete o más toneladas por hectáreas y si eso se convierte en dinero es como de 10 millones de pesos, solamente aquí en Chahuites”, indicó.

A causa de las pérdidas, los productores quedaron prácticamente quedaron en quiebra porque el mango constituye su principal fuente de ingresos.

“Ahora es una tragedia porque el productor ya no contará con ese dinero de la segunda parte de la cosecha, que es para el sustento diario de su familia de aquí hasta diciembre. Tampoco tendrá para adquirir insumos y aplicarlos en su huerta para el próximo ciclo. Además con el exceso de humedad, se pudren las raíces y se secan los árboles”, apuntó.

Ante este panorama, muchos productores caerán en cartera vencida o incrementarán sus deudas por los créditos contraídos con la Financiera Rural (Finrural) o instituciones proveedoras de servicios financieros, como el Despacho Alfonso Amador.

“Lo que queremos es que nos reestructuren las deudas, que tengan sensibilidad, que se den cuenta que hacer producir la tierra es difícil y que los temporales nos pueden venir a descomponer todo y acabarnos más todavía”, asentó.

Algunos mangueros, estarían en riesgo de perder hasta sus propiedades porque las hipotecaron a cambio de un crédito para producir la tierra.

“La casa y hasta la misma huerta, se podrían perder por la falta de pago; para el gobierno y quienes nos otorgan los créditos es muy fácil quitarnos las tierras porque según ellos el campesino no es productivo y prefieren dárselas al empresario que tiene dinero”, subrayó.

Aunque en pasados temporales no ha sucedido, los productores esperan que ahora si los gobiernos federal y estatal hagan valer el seguro agrícola contratado por pérdida y se les ayude en algo.

“Mandamos los reportes de pérdida cuando nos afecta el tiempo a la Sagarpa y Sedafpa, pero no sabemos dónde se queda el dinero, aquí no llega nada; al campesino no le llega ningún apoyo. Esperamos que escuchen nuestros ruegos, nuestras súplicas y paguen el seguro”, remarcó.

 

Y agobia el desempleo

“Con las inundaciones (de las huertas) y la caída del mango, los cortadores y quienes lo trasladan, se han quedado sin trabajo. En Chahuites, son como 800 personas que se dedican a esto. Ahora tendrán que buscar cómo hacerle para comer porque ya no hay empleo”.

 

Oaxaca, líder productor, se desploma

Hasta los cinco primeros meses del año pasado, Oaxaca ocupó el primer lugar nacional en la exportación de mango, principalmente de las variedades Ataulfo y Tommy, con más de 22 mil toneladas que se colocaron en el mercado canadiense.

Según el Sistema de Información Agrícola y Pecuaria (SIAP), la producción oaxaqueña, fundamentalmente del Istmo de Tehuantepec, alcanzó las 22 mil 751.88 toneladas en una superficie inscrita de seis mil 507.20 hectáreas al inicio de temporada.

Por abajo, quedaron Michoacán y Chiapas, dos de los principales exportadores, con un volumen registrado de 21 mil 543.88 toneladas y de 20 mil 342.88 toneladas en superficie de 12 mil 112.85 y de 17 mil 217.86 hectáreas inscritas al inicio de temporada, respectivamente.

Los tres estados, superaron a Campeche, Colima, Guerrero, Jalisco, Nayarit y Sinaloa, también principales productores de la fruta.

Las zonas productoras de importancia se localizan en San Pedro Tapanatepec, Chahuites, Reforma de Pineda, Ixhuatán y Santo Domingo Zanatepec, región del Istmo de Tehuantepec, así como en Santa María Tonameca y San Pedro Tututepec, región de la Costa.

En la entidad, existe una superficie de 10 mil 170 hectáreas sembradas de mercado nacional y ocho mil hectáreas para el mercado de exportación.

En el último año, se tuvo una producción de 106 mil 785 toneladas de las variedades Criollo, Oro, Manililla y Piña, más 17 mil toneladas de las variedades Ataulfo, Tommy y Oro, para el mercado internacional.

Fuente: SIAP

 

COSECHA PERDIDA

22 mil 751.88 toneladas producidas al inicio de temporada

10 mil 170 has en Oaxaca destinadas al mercado nacional

8 mil has para el mercado de exportación

6 mil 507.20 has en Chahuites destinadas al mango

Fuente: Sistema de Información Agrícola y Pecuaria

 

MUNICIPIOS AFECTADOS

Chahuites

Santa María Tapanatepec

Santo Domingo Zanatepec

Reforma de Pineda

San Francisco Ixhuatán

 

 

“Es una tragedia porque el productor ya no contará con ese dinero de la segunda parte de la cosecha. Tampoco tendrá para adquirir insumos y aplicarlos en su huerta para el próximo ciclo”:

 

Julio César Urbieta Salinas, secretario general de la Confederación Nacional Campesina

 

Relacionado