Sábado, Julio 26, 2014 - 06:10

Vicente Fernández, el adiós de un charro

OLIVER ZAZUETA/AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JALISCO.- Los brazos extendidos y las palmas hacia arriba en señal de gratitud, rostro conmovido al borde del llanto, Vicente Fernández dejó una imagen para la posteridad en un pequeño espacio montado en el centro de la Arena VFG, muy cerca de la gente y rodeado de miles de celulares dispuestos a robarle un pedazo de alma, porque quizás esta escena no se repetirá después.

"Si me dan permiso, para ir a cantarles a un escenario que tengo aquí enfrente", dijo en un momento del primero de sus dos shows de despedida. En un trayecto de al menos 30 metros, se abrió paso rodeado por personal de seguridad, quienes no pudieron evitar que sus seguidores se le acercaran y lo detuvieran por lo menos en cuatro ocasiones para abrazarlo y darle besos, antes de subirse cantar una pieza que ejemplificaba a la perfección el instante: "El Hijo del Pueblo".

El Charro de Huentitán se despidió de su familia tapatía con un concierto que al cierre de la edición aún no daba trazas de finalizar, pues tal y como es su costumbre, seguía dejándose consentir por los más de 12 mil 500 presentes en el recinto.

"Eso es lo único que quisiera llevarme a la tumba el día que Dios me recoja, su cariño, su presencia, su respeto y sus aplausos", le dijo a la audiencia.

¿Cómo se despide un hombre que significa tanto para la música vernácula en México?

De pie y con su traje de color ébano, con la sonrisa plena ante cada ovación, mandando besos a su público y con la voz inmaculada y fina, como si todavía fuera aquel muchacho que hacía sus pininos en el cabaret El Sarape.

Fernández apareció sobre el escenario como si no estuviera recuperándose de una operación ocurrida a fines del año pasado, sí, con un andar pausado y con sus canas bien vividas sobre la cabeza, pero con el bigote oscuro, quizá para dar cuenta de la vitalidad con la que aún cuenta para ser el último charro cantor de México.

Al intérprete se le notaron las ganas que tenía de encontrarse con la música en el previo de su cumpleaños --la madrugada de mañana lo consentirán con un pastel en el segundo de sus shows--, recibió amor a manos llenas, un retrato pintado de él y hasta invitó a un niño llamado Juan Manuel a cantar con él.

"Muy buenas noches a toda mi familia de México, a todos los que vienen de otros países a acompañarme. Quiero aprovechar para darles las gracias por haber hecho tantas oraciones para que yo estuviera otras vez con ustedes. Aquí estoy para decir la frase con la que me van a sepultar: 'Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su Chente no deja de cantar'", declaró.

El intérprete no reparó en gastos para cerrar oficialmente su carrera: una pantalla led central de dos toneladas y 10 metros de largo, dos pantallas laterales, 82 luces robóticas, 12 músicos en su mariachi y canciones infaltables de su repertorio como "Mujeres Divinas", "Por Tu Maldito Amor", "Cien Años", "Que Te Vaya Bonito", "La Diferencia", "Aprendiste a Volar", "Estos Celos" y "Lástima que Seas Ajena".

La noche prometía, los organizadores auguraron 3 horas de concierto y Chente algo más, aún cuando en esta ocasión no tuviera tequila para acompañarse.

"¡Aunque sea con agua, salud!", brindó el charro en su adiós, mientras su sombrero descansaba sobre la base del micrófono. 

La despedida de Chente continuará

Minutos antes de salir al escenario, Vicente declaró que todavía le falta mucho por hacer y no ve cercana la fecha de decir adiós definitivamente.

"Todavía no me despido. Que Dios los bendiga (al público) por ese amor, no son 47 años (de carrera), son 47 años en la compañía, pero yo duré llevando serenatas siete años y aparte cantando en las mesas con lo que me querían dar de propina. Yo soy un artista que viene de mero abajo", declaró Chente.

Después del show de esta noche, será entre marzo y abril que cubra ocho presentaciones en ciudades de Estados Unidos como Los Ángeles (4), Stockton, Las Vegas, San José y Fresno, y no descarta ofrecer algunos más en el País.

"No sé todavía pero yo voy a seguir como tenía planeado. Me faltan ocho shows en Estados Unidos y no sé si (en el DF) sea en el (Estadio) Azteca o en el Zócalo, no sé dónde sea. Me faltan ciudades que no he ido y que me falta por ir", mencionó.

Aunque le han ofrecido protagonizar de nuevo una cinta o hacer una película biográfica, Chente descarta ambas propuestas.

 

ASÍ LO PIENSAN

Le aprendí tanto.- Lucero

Cuando lanzó Con mi Sentimiento (1990), su primer disco ranchero, Lucero tuvo la oportunidad de abrir los conciertos de Vicente Fernández en Estados Unidos, donde recibió todo el apoyo del cantante.

"Fue una experiencia preciosa. Aprendí tanto de un cantante de su talla y pude gozar el cariño de su público; además de oírlo cantar maravillosamente en cada show. Me sentí cobijada y apoyada por él. Es un hombre sencillo, talentoso y exitoso", contó Lucero.

"Me daba tips, contaba chistes, era ocurrente y simpático en todo momento, y viví momentos inolvidables en cada uno de esos conciertos y por supuesto que me abrió caminos y puertas que me permitieron seguir cantando con México en mi corazón".

 

Un caballero.- Thalía

Para su disco Primera Fila (2009), Thalía llamó a Chente para invitarlo a cantar con ella, sin embargo no se logró su dueto.

"Hablé con él en distintas ocasiones para que cantara conmigo y es todo un caballero. Él quería que fuéramos los músicos y todo el equipo de producción a su rancho para grabar nuestra canción, pero por motivo económico y de logística no pudimos mover a tanta gente hasta allá. Él se mostró tan contento y entusiasta de hacer este dueto, y no me voy a quedar con las ganas", aseguró.

 

Es alma y voz juntas.- Chayanne

Pocas veces coincidieron, pero Chayanne no olvida una ocasión en que vio actuar a Vicente Fernández sobre el escenario.

"Compartimos en algunas ocasiones, pero lo recuerdo especialmente durante un homenaje a Raúl Velasco, en Acapulco. Me admiraba de ver a alguien tan grande y talentoso, y a la vez tan sencillo, amable y familiar", comentó.

"Don Vicente es para mi alma y voz juntas representando lo mejor de la cultura de México. Con esa voz y talento debería de pensarlo dos veces, porque su público no quiere su retiro, al contrario, desea seguir viéndolo y disfrutando de sus shows".

 

Vicente ES.- Raphael

"No se debe hablar de Vicente Fernández en tiempo pasado, porque su importancia en la música de México es tan grande que permanecerá siempre. Vicente ES. Lo vi la primera vez, hace muchos años, en España. Días después coincidí con él en el aeropuerto de Santiago de Compostela. Su interpretación de 'El Rey' y de 'Volver, Volver', es magistral", externó Raphael.

"Tuve la inmensa suerte de estar con él en su rancho de Guadalajara. Grabamos juntos, en su estudio, una canción para mi disco 50 Años Después, 'Volver, Volver'. Estuvo genial conmigo. Fue maravillosa su hospitalidad. Pasé con él un día inolvidable. Es un gran señor en toda la extensión de la palabra".

 

Es inmortal.- Cristian Castro

Para Cristian Castro, Vicente Fernández es una persona muy especial, por eso, cuando se enteró de su retiro, no lo creía.

"Fue muy triste y muy impactante saberlo, porque yo lo acababa de ver en concierto en Los Ángeles, y lo vi con una vitalidad impresionante, como siempre, pero creo que el siente el tiempo y el momento. Me da mucho gusto que se retire a todas luces, con tantos discos, con tantos éxitos y con tantos triunfos", dijo.

"Es la voz más importante que representa a nuestro País, es nuestro charro más querido, nuestro ícono. Creo que Vicente Fernández es totalmente inmortal como Pedro Infante y Jorge Negrete, es lo más querido que hay en México".

Relacionado

¡Súper Amigos!

¡Súper Amigos!

MÉXICO, DF.- La relación que tiene Guillermo del Toro con Alfonso