Friday, November 28, 2014 - 15:32

en San Cristóbal

Res echada a perder

Pepe Camas

San Cristóbal de Las Casas.- El rastro municipal de Palenque representa un grave problema de salud, debido a que desde este lugar se trafica carne contaminada a diferentes municipios de Tabasco y Chiapas.

Trabajadores de este sitio revelaron que un aproximado de tres toneladas de carne de res contaminada con parasitosis y otras enfermedades como el “caracolillo”, se introducen semanalmente a territorio tabasqueño a lugares como Emiliano Zapata, Tenosique y Balancán, además de que se distribuye a municipios cercanos a Palenque como Ocosingo, Chilón, Salto de Agua, Catazajá, entre otros.

Esta denuncia se dio a conocer luego de que se revelaran conflictos entre trabajadores del rastro y socios del mismo.

Al respecto, Manuel Álvarez Gutiérrez, Jesús Sánchez Pineda y Manuel Benito, empleados desde hace varios años del rastro denunciaron que muchos de los animales que llegan a los corrales de sacrificio presentan un estado visiblemente crítico de salud, pero de cualquier manera son sacrificados para vender su carne.

"Muchas de las reses llegan al rastro con escoriaciones en la piel, secreciones y se ven muy débiles, pero así como están son destazados para que finalmente los canales y los subproductos lleguen hasta el plato de muchos consumidores de Chiapas y Tabasco", revelaron

Dijeron que los veterinarios supervisores conocen del estado insalubre de la carne, pero únicamente decomisan vísceras, pedazos de hígados, pulmones, riñones y hasta cabezas de las reses, para que sean incineradas, sin que se tenga un área específica para realizar la quema.

"El rastro es operado por empleados del Ayuntamiento de Palenque; el responsable es Dainer Cruz Mateo, el director del área agropecuaria es Mateo Cruz Parcero; ellos nos aseguran que no existen los robos, pero sí existe la presión de los propietarios de carnicerías, para que nos echen del rastro a varios trabajadores y que quienes operen sean personas de confianza o conocidos de ellos parta que los puedan favorecer con el trabajo", culparon.

A pesar de que hace unos días las autoridades ordenaron cerrar las puertas de acceso al rastro, bajo la presión de los tablajeros, para no permitir a los medios tomar fotografías y seguir documentando este problema, empleados proporcionaron material y aseguran que la matanza de reses enfermas se sigue llevando a cabo diariamente.

"El sacrificio de los animales no cumple con los mínimos requisitos, pese a que son 40 reses las que son destazadas sin importar la salud de los consumidores; las autoridades sanitarias locales ya tienen conocimiento del problema, están en el proceso de intervención y con esto se espera evitar que en las carnicerías, los propietarios sigan haciendo de las suyas", agregaron.

Ante la denuncia se alertó a los municipios tabasqueños que colindan con Palenque y donde aseguran los trabajadores, ya se ha comercializado la carne insalubre de este rastro.

 

 

Relacionado