Monday, September 1, 2014 - 18:23

En San Cristóbal de Las Casas

Líderes adventistas se gastan el diezmo, dicen

Pepe Camas

San Cristóbal de Las Casas, Chis.- Ante el cese de sus funciones como pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Nelson Javier Villarreal Juárez, denunció que los líderes de esta Asociación Religiosa Ebiut Zavala y el pastor Adriel Clemente, utilizan para fines personales el diezmo que aportan sus seguidores.

Entrevistado en esta ciudad, Nelson Javier Villarreal Juárez, indicó que la Iglesia Adventista del Séptimo Día se ubica en la Décima Poniente Norte 141 de la ciudad de de Tuxtla Gutiérrez, domicilio habilitado como las oficinas de la Sección Centro de Chiapas.

Amplió que este despido ocurrió luego de pertenecer a esta iglesia por un aproximado de 21 años, con miras a buscar una jubilación como pastor.

“Quiero hacer una apelación a los dirigentes eclesiásticos el contador Ebiut Zavala y el pastor Adriel Clemente, ellos como dirigentes han hecho caso a mi solicitud en relación a que fue injusta mi salida, estoy pidiendo que me den mi trabajo” acotó.

El ministro, detalló que presentó una denuncia ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del estado, asentada en el expediente J/0/829/2012.

“No hemos entrado a juicio, pero llevo cinco meses sin recibir un peso de ellos a pesar de que predican la bondad, la misericordia, del amor, no me han dado ni un peso.”, agregó.

Dijo que quienes dirigen esta Asociación Religiosa, denunció que tratan de manera déspota a sus empleados, quienes no hacen denuncias por temor a perder su fuente de ingresos.

“La están usando (la iglesia) como un medio para que se destruya, ellos son los poderosos, los representantes tienen malos manejos en los campos donde han estado, negocios de venta de carros, no hay una información transparente ante la iglesia del dinero, lo usan de manera deliberada y mal”, denunció.

Hizo un llamado a las autoridades eclesiásticas a que tomen cartas en el asunto, “Estoy pidiendo solamente mi restitución y una disculpa pública y es el momento que ellos no me han buscado, no han buscado a las autoridades, al contrario ellos tienen una vida muy cómoda”, aseveró.

El pastor, agregó que su despido fue por presuntas acusaciones en su contra sobre enseñar doctrinas falsas, además de que involucraron en estas acusaciones a su familia.

También refirió que años atrás, ocurrió el robo de más de un millón de pesos, culpando a sus empleados, además de que lograron detener las averiguaciones cuando sus seguidores les cuestionaron sobre el asunto.

Por último, Nelson Javier Villarreal dijo que de no obtener una respuesta positiva, en breve, acudirá ante el Consejo Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

 

Relacionado