Sábado, Julio 12, 2014 - 21:45

Al alza los puestos de "comida" en las clínicas y hospitales

Un puesto de comida ambulante podría parecer algo normal en la escena cotidiana de Oaxaca; sin embargo, cuando éste se encuentra a las afueras de clínicas y hospitales resulta por demás paradójico, ya que es recomendación del sector salud no consumir alimentos en la calle.

Tamales, café, atole, yogurt, gelatinas, pan, tacos, tortas, jugos y cocteles de frutas son algunos de los alimentos que se expenden a las afueras de clínicas y hospitales, muchas veces sin el adecuado manejo higiénico.

La venta de comida a las afueras de nosocomios y centros de salud carece de una estricta vigilancia, ya que quienes la expenden no se cubren la cabeza y tampoco procuran tomar el dinero con guantes o, por lo menos, con una bolsa de plástico que evite el contacto de billetes y monedas con la misma mano con que se da un pan.

PELIGRO

El peligro de consumir alimentos de dudosa procedencia o elaborados de forma antihigiénica crece.

Enfermedades diarreicas y otros males gastrointestinales están asociados al consumo irresponsable de diversos alimentos y bebidas que se venden en las calles, pero más cuando comercializan a la vista de personal de salud.

En los consultorios se atiende cada vez más casos, principalmente de niños y jóvenes, por enfermedades como diarrea y otras estomacales luego de consumir alimentos dudosos que en esta temporada se descomponen de forma fácil o son preparados sin medidas de higiene.

En esta ciudad se puede observar claramente cómo a las afueras de clínicas y hospitales del IMSS, ISSSTE y demás centros de atención del sector salud proliferan los puestos que no cuentan con medidas de higiene para elaborar los alimentos y pueden ser factor de transmisión de enfermedades como la salmonelosis, hepatitis y diarreas.

Esos negocios no cuentan con lavabo, la misma persona maneja dinero y alimentos a la vez y hasta venden comida "chatarra".

"Resulta hasta una burla que mientras la televisión nos bombardea con la promoción de llevar buenos hábitos alimenticios y campañas contra la obesidad, aquí afuera se vende todo tipo de alimentos que pueden ser nocivos para los pacientes y elaborados de forma antihigiénica", opinó Gabriela Méndez.

UN TENTEMPIÉ... DE BACTERIAS

"Yo aquí tengo mi bote para lavar las frutas con agua limpia; bueno, ahorita no porque ha habido mucha gente, pero por lo regular está limpia", comentó Rodrigo, vendedor ambulante de frutas.

De acuerdo con datos del sector salud, las personas que acostumbran a comer en la calle tienen una alta probabilidad de padecer diarrea.

Pero a decir de médicos y enfermeras, el problema se agrava con la automedicación.

"Las personas en forma general llegan a tener alguna enfermedad gastrointestinal y lo primero que piensan es administrar un antibiótico, quiero señalar que mas allá de poder ser un beneficio en la mayor parte de las ocasiones trae problemas más importantes", expresó la enfermera Judith Trujillo.

De acuerdo con una investigación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) realizada en mercados callejeros, los alimentos que se expenden en la vía pública contienen altos niveles de bacterias.

En estos puestos se han encontrado salmonella enterofiliy y escherichia coli patógena.

"Las salsas se creían que no eran focos importante de contaminación, porque tienen un ph bajo, sin embargo, nosotros nos hemos dado cuenta que crecen bacterias sin ningún problemas en estas salsas, bacterias que pueden ser un riesgo potencial para tu salud", informó el Cinvestav.

por SILVIA CHAVELA RIVAS

Relacionado