Viernes, Agosto 1, 2014 - 17:28

Rebasada, la capacidad de la Casa Hogar 1 del DIF

La niña abraza al oso de peluche que recibió --de manera anticipada-- como regalo de Navidad. Lo acaricia con el rostro, para conocerlo a través del tacto.

Ajena el barullo de sus compañeros de la Casa Hogar número uno del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), ella está sentada en el piso con las piernas cruzadas y el tórax agachado, su cabello largo cae en el cemento.

En la misma posición se encuentra uno de sus compañeros, también invidente, que habita el hogar comunitario que da cobijo a 64 niños oaxaqueños de cero a ocho años. Es un medio día de fiesta, ya que jóvenes bachilleres llevaron obsequios a los pequeños.

"Mamá, mamá. Mira lo que me regalaron", grita un pequeño mientras ingresa al área administrativa. La secretaria lo recibe con entusiasmo: "está bien bonito", dice y él sale con rumbo al "filtro", para reunirse con sus demás compañeros, quienes también llaman mamá a las mujeres que encuentran a su paso.

Añejas instalaciones

A 15 años de haberse puesto en operación, la Casa Hogar número uno del DIF se encuentra "rebasada en su capacidad", reconoce el jefe de la unidad, Galdino Arturo González Sánchez.

En entrevista, apunta que anualmente la instancia brinda atención alrededor de 70 niños, aunque actualmente se encuentran bajo cuidado del estado oaxaqueño, 64 menores: 32 mujeres y el mismo número de varones.

"Tenemos 14 lactantes, es decir, bebés de cero a un año, así como 43 preescolares y siete niños con daño neurológico severo, quienes requieren cuidados especiales durante todo el tiempo, dado que no pueden moverse, e incluso, comer, por lo que son alimentados a través de sondas nasogástricas", precisa.

Ante ello, precisa, mensualmente se utilizan siete mil pañales, así como medicamentos, algunos de los cuales son controlados, debido a las enfermedades que presentan los menores.

Los pequeños, agrega, llegan al DIF por abandono, maltrato, omisión de cuidados, extraviados o bien, porque sus padres tienen algún problema con la ley.

Después del niño ahogado...

El 7 de enero de 2009, dos niños menores de 10 meses residentes de la Casa Hogar número uno del DIF, murieron a consecuencia de una complicación por varicela, época en la que presidía la institución de manera honoraria, la esposa del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, Lourdes Salinas.

Después de estos hechos, afirma el director del albergue, quien fue nombrado el 15 de enero de ese mismo año, se redobló la coordinación entre el organismo y los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

Además, sostiene, "se realizaron mejoras a las instalaciones, como el adoquinamiento del patio y una estrecha vigilancia epidemiológica".

--En aquel momento ¿había desatención por parte de las autoridades hacia los menores residentes?

--No. Creo que entonces faltaba un manual de procedimientos, pero eso ya fue superado.

Aunque, reconoce, en 2009 también se registró un brote de "escabiosis" (sarna, de acuerdo a especialistas médicos), que calificó como una "infección en la piel", misma que obligó a adoptar mayores controles de limpieza, como hervir la ropa, ante la presencia de alguna infección.

Atención especializada

Entre los múltiples requerimientos de la institución, sostiene, es prioritaria la construcción de un alberque para niños discapacitados, dado que esto permitiría que contaran con un espacio y atención especializada.

Asegura que aún cuando cuentan con personal capacitado, la convivencia entre los niños influye en el estado de ánimo de los pequeños que no presentan alguna enfermedad que les cause dificultad para desplazarse, alimentarse y crecer.

"A veces no quieren comer porque ven que sus compañeros con algún padecimiento son alimentados en la boca y ellos piden la misma atención", explica.

La Casa Hogar, cerrada para su visita a personas ajenas a los 113 trabajadores que laboran en turnos matutino, vespertino, nocturno, así como sábados, domingos y días festivos, es sólo observable mediante el circuito cerrado con el que cuenta la oficina del director.

Aunque en fechas decembrinas, a la entrada al albergue, en el "filtro", es posible encontrarse a los niños que reciben visitas y esperan sus juguetes, o son festejados en Navidad.

  • 64 niños se encuentran en el albergue
  • 26 padecen algún tipo de discapacidad: visual, auditiva, enfermedades
  • Anualmente se brindan 70 mil raciones de alimentos

por FLOR HERNÁNDEZ

Relacionado